Buscar
  • Jorge Tamayo

Ex sacerdote

- Padre, vengo a confesarme.

- Cuéntame tus pecados, hija.

- Acúsome padre, pues he pecado de pensamiento y me he enamorado del párroco del pueblo.


19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Hace mucho tiempo o muy poco, o tal vez mañana, un pintor se encontraba muy cansado mientras trabajaba en su austero taller, cuando Morfeo le cerró los ojos para sumergirlo en un profundo sueño. Aquel

Cuando Emilia era muy niña, esperaba que todos se durmieran y salía a volar en su bicicleta a escondidas. Daba pequeñas vueltas a la casa y noche tras noche llegaba y la ocultaba bajo la cama. Mucho